23 de mayo de 2024

Senderismo por Luanco y alrededores

0
Caminando por Luanco
Getting your Trinity Audio player ready...

Un camino natural, de Luanco a Bañugues.

Caminemos por la senda peatonal.

Disfrute de un paseo familiar por la impresionante costa asturiana, una senda perfecta tanto para el ciclista recreativo como para el senderista que busca una experiencia accesible y enriquecedora. Este recorrido de baja dificultad, de aproximadamente 2 horas de duración, es ideal para parejas y familias que deseen sumergirse en la belleza natural y cultural de la región.

Iniciando en la vibrante Luanco, avance a lo largo de playas serenas y acantilados donde el paisaje cambia con cada vuelta del camino, ofreciendo vistas panorámicas del azul intenso del Mar Cantábrico. La ruta lo lleva por un camino adornado con una biodiversidad notable; flores como el cardo marino y el barrón dan vida a la costa, mientras que la fauna como las gaviotas y cormoranes adornan el cielo y las estrellas de mar y los erizos se hacen visibles en la marea baja.

El clima marítimo ofrece una atmósfera cambiante, donde la brisa del mar puede refrescar los días de verano y la neblina matinal añade un toque de misterio al paisaje. Llegando a Bañugues, la playa ofrece un lugar relajante para descansar y contemplar la majestuosidad del entorno. Esta ruta es una joya que espera ser descubierta y disfrutada al ritmo pausado de la naturaleza.

Luanco a Bañugues

senderismo Luanco a Bañugues.

Pinchar en la imagen para ver más detenidamente y poder compartir la ruta

Descripción rápida: Camina por un sendero costero con vistas al Mar Cantábrico, atravesando playas y acantilados hasta el mirador de la Playa de Bañugues. Descubre la flora y fauna local, así como puntos de interés histórico y ornitológico.

Fauna y flora.

Aves marinas: Observación de gaviotas, cormoranes y quizás alcatraces, especialmente durante las temporadas migratorias.

Vida marina: Posibilidad de ver especies como estrellas de mar y erizos cerca de las playas durante la marea baja.

Mamíferos: Encuentros ocasionales con mamíferos como nutrias marinas o, con suerte, la vista de delfines a lo lejos.

Vegetación costera: Presencia de plantas resistentes al salitre como el barrón y la armuelle.

Especies endémicas: Posible avistamiento de flores únicas de la región, como la margarita de mar o cardos marinos.

Árboles y arbustos típicos: Especies adaptadas al viento y la salinidad, como el tojo y eucaliptos en zonas más resguardadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *